Misterios Masculinos – 1° Parte

Espíritu Ancestral

LA Hoguera de los Tiempos

Que amargura…

Las Arenas del Tiempo Infinito

¡Ver tantas ilusiones antiguas y esperanzas futuras, despedazarse bajo el peso de cada grano de arena que se lleva el tiempo!

Y aún así… las horas pasan y no se llevan ni el tiempo, ni los Espíritus; porque el que recuerda la primera batalla por la Vida, es un Espíritu Ancestral que camina sobre la Tierra.

El espíritu humano, de los hombres de hoy, no es igual al espíritu en el Tiempo, porque quien olvida la Lucha Primordial, no recuerda la faz de la muerte en la propia carne, en la carne del Espíritu.

Espíritus Guerreros

Todo es vano, cuando esos tiempos de Espíritus y Guerreros se vuelven niebla en el polvo de los huesos.
Todo es vano, cuando tus huesos no te cuentan las historias de la Aurora del Nuevo Mundo, cuando las voces de los profetas no encuentran eco en los collares, que deberías cargar con la honra que arrastra los valientes, a los campos cubiertos de sangre, para garantizar el despertar de aquellos que duermen el Sueño Eterno.

Pocos son los hombres que aún buscan las huellas de las señales, que quedaron marcadas en el sendero de los que un día fueron sus ancestrales.

Pero muchos son los que se afanan por apagar los rastros, que Rojas Pieles nos legaron, para que siempre estuviera presente el Fuego de la Hoguera, donde se inmolan los corazones como un acto de sacrificio a Los Dioses.

La Hoguera Estelar

Hoguera Estelar, que jamás podrá ser extinguida, porque solo llegan a ella, quienes aprenden a caminar con el corazón en las manos, pues saben que su destino final es arrojarlo en ella, para que se torne cada vez mayor, e ilumine, así, el camino de los que vienen detrás.

Solo llegan a ella, los que no tienen prisa de encontrarla, pues saben y aprendieron a escuchar de ese corazón, que lo importante es lo que ocurre en el tiempo que transcurre antes de ese instante.

En ese momento volveremos a ser la suma de las experiencias del sendero, volveremos a ser Gigantes Guerreros, volveremos a ser la esencia de la lucha por la Vida, que es y que siempre será.

Ese es el Misterio Masculino: volver a ser el ” Guerrero Existencial”, el que habita en la “Hoguera de los Tiempos”, el que es Fuego y es Aire y es Tierra, pero nunca Agua, pues es por ella, por la que deben luchar, por el Agua de Vida que propaga la existencia.

El Hombre de Hoy

Pero, el hombre de hoy, le teme al Agua, porque es Fuego, y teme ser destruido por ella, pues ignora su origen, por eso le teme a la Vida, por eso se niega a luchar y a beber del único elemento que necesita para ser eterno.

El hombre de hoy, ignorante de su origen cósmico, no sabe que el Agua de la Vida, jamás podría apagar El Fuego de la Hoguera de los Tiempos, pues en ella palpitan los corazones que se sacrificaron para que la Esencia de la Vida misma, se derramara por siempre por todos los confines del Universo.Nombre Cósmico: una Centella Divina

Cada hombre de hoy, contiene en su Nombre Cósmico, una centella de esa Hoguera, que espera unirse a otras, para que la Vida pueda seguir su curso según la Ley.

Lea la segunda parte en el próximo post!


Technorati : , , , , , , , , , , , ,

Un comentario

Página 1 de 1
  1. juaxix
    juaxix en | | Contestar

    Bueno, eso del agua de la vida no lo he entendido.
    Pero lo que tengo claro es que no le tengo miedo a la vida, sino a cosas de mi mismo.
    Y sobre todo ,tengo claro que no soy un guerrero, sino un ser en paz conmigo y con el todo.
    Saludos.

Dejar un comentario