las Sacerdotisas Escarlatas y la Herencia de Luz y Sangre

Un Ramo de Rosas Negras

Um Ramo de Rosas Negras

Cuando la Mujer entra en la Vida, viene vestida con el Viento del Espíritu, cargando un ramo de rosas blancas.
Ellas representan las Vidas que dará, las historias que debe oír, conocer y contar; son muchas, y no podrá hacerlo con todas, no podrá darle vida a todas ellas, pero puede oírlas y contarlas.

Rosas: Historias de Vida

Cada rosa blanca que no se transforma en historia se convierte en una rosa roja, que se deshace en tu interior y sangra a las puertas del cielo sin poder entrar.

Cada una de esas rojas rosas que se deshace en pétalos de olvido, trastorna tu vida, y te hace “hervir” la sangre por tener que pagar por algo que no quisiste dar.

Pagar con tu sangre, por las historias de Vida que no oíste, no conociste y que no contarás.

Después que pagas tu cuota de olvido, queda un vacío, que será substituido por una rosa negra; el negro de la ausencia, de la falta de color, de la falta de conocimiento.

Y así, tu ramo blanco, se transforma con el tiempo, en un ramo de rosas negras, que se completará el día que hayas terminado de elegir las fábulas y leyendas a las que diste Vida, y que se hayan desintegrado todas las otras que quisiste olvidar.

Tienes alrededor de cuatro décadas para elegir, oír, conocer o contar; cuatro décadas, cuarenta años; cuatro que representa la materia, los cuatro elementos, y cero que es el círculo, el Universo en el cual vives.

Un Universo pleno de Historias

Un Universo pleno de las hermosas historias que palpitan en cada rosa blanca que conforma tu ramo, pero que también están esperando Ser en los otros, en muchos de los que cruzan tu camino, y a los cuales puedes dar una de tus blancas flores, ayudándolos a vivir su propia historia, que es igual a una de las tuyas.

Cuando lo haces, no impides que tengas que pagar con tu sangre la Vida que no creaste, pero impides que tu ramo se transforme en un ramillete de negros vacíos; pues llenas ese vacío con la Vida del Ser que ayudas a contar su historia, a encontrar el propósito de su existir.

Si no generas la Vida en ti misma, puedes hacerlo, ayudando a otros a generar la suya, solo tienes que abrirte y ver, conocer al otro, al que está a tu lado, al lado de tu camino, y espera tu mano amorosa, tu palabra amiga, tu Amor incondicional como Creadora de existencias, como contadora de historias, como la especialista en fábulas y leyendas que eres.

Ahujeros Negros

Al final de tu existencia si no cumpliste con tu parte, te sobrará en los brazos un inmenso ramo de rosas negras, que serán recogidas, y sembradas en tu cielo interior, creando en ese cielo que es tu felicidad, tantos ” agujero negros” como historias no hayas contado.

Son los mismos que llevarás a través de los Tiempos, a tu próxima existencia, y que solo podrás llenar, encontrando la felicidad de ser una contadora de historias.

Todo es perfecto en sí mismo, todo es justo en sí mismo, por eso es justo que tú que puedes dar la Vida a otros, de innumeras maneras, en ti, o a través de ti, pagues con tu sangre la negación de la existencia de otros.

Porque cuando no lo haces, esos otros se tornan los “demás”, creando una cadena de desgracias, al no haber querido cumplir tu parte en el esquema de las cosas; tu parte, que es honrar el juramento que hiciste de propagar la Vida, ser Una con la comunidad que te cerca, protegiendo así la herencia sagrada de las Sacerdotisas Escarlatas.
Herencia de Sangre y Luz; que se transforma en sangre y sombras, sombras que vacían tu existencia, vertiendo poco a poco el fluido rojo que sale de tu vientre, y riega la Tierra, para que las historias desechas, retornen al Gran Mar, transformándose en cristales de arena, para que cualquier que tenga oídos para oír, ojos para ver, ilumine la Arenas del Infinito, y lea las historias que no quisiste contar.

Viejas leyendas en el Castillo de los Sueños

Si puedes, si quieres, comienza a mirar a tu alrededor, ábrete a los que te cercan, míralos con ojos de contadora de historias, y adivinarás en ellos el Castillo de los Sueños, pleno de viejas leyendas, que no están teniendo oportunidad de ser, y regálales la Gracia de un existir, compartido bajo el cálido fulgor de la Luz, que iluminará la Vida de ambos.

Para hacerlo debes descubrir tu forma de propagar esas Vidas; puede ser pintando, esculpiendo, escribiendo, bailando, cantando, componiendo melodías, o simplemente siendo Amiga, porque la amistad es un Arte, que va de la mano de los Jardineros.

La Madre Tierra

Ellos plantadores de Árboles de Vida, que conocen las raíces de la Madre Tierra, de donde se originan esos seres verdes, llenos de la Savia de la Vida, pero que necesitan un jardinero Amigo, una jardinera amistosa, que los rieguen, hasta que crezcan y estén fuertes para abrigar bajo su sombra, los que a él llegan, todavía simientes, para sumergirse en los brazos de la Madre Tierra, crear raíces, nutrirse de ella, crecer y elevarse a los cielos, para albergar otras almas, otras memorias, otras historias que palpitan en cada semilla, que espera ser llamada para Ser.

Después de tantas cosas que he dicho, y muchas otra que aún vendrán, puedes ver que no se trata de que una polaridad de seres, tenga más ventajas que otra; pues cada una de ellas viene con su propia responsabilidad.
Esos seres no son nada unos sin los otros, pues ninguno puede completar su objetivo de Vida sin abrirse, entregarse, darse a los otros; y en eso radica la perfección, la libertad y la felicidad, en el hecho de que todos nacemos con el mismo propósito: alcanzar la Conciencia Cósmica, la Conciencia Una.

Podemos hacer nuestro viaje de una manera más amena, caminando todos de la mano, o más difícil, viajando juntos pero separados, hasta que lleguemos a comprender que solo despertaremos a esa Conciencia Universal, a nuestra meta primordial de unión con los otros, en el enlace de historias que confirman y conforman la red de energías y esencias que cubre el planeta.

Rosas negras


Technorati : , , , , , ,

Un comentario

Página 1 de 1
  1. Lily
    Lily en | | Contestar

    Me he quedado helada…Ahora veo que puedo ser una sacerdotiza tambien… o que siempre lo fui.Gracias.

Dejar un comentario