La Historia de la Bruja – Parte 2

El Mago de las Tormentas

El Mago, El karma, Espejos y Anillos de Luz

Tres siglos después, la bruja todavía andaba a las vueltas con sus duendes y con las hechiceras.
Hechizera Todos habían evolucionado mucho, no mas allá de las expectativas de la bruja, pero hasta donde ella esperaba que ocurriera.

Se había cerrado un ciclo que comenzara siete siglos atrás, e otro comenzaba; mucho había aprendido con todo lo que había pasado, y seguramente eso le seria de mucho valor en la nueva etapa que se iniciaba.

Estaba entera, y había logrado su propósito de proteger y cuidar de sus aprendices, pues hasta aquí habían llegado, sin más daños que algunos arañones en las capas externas de sus egos.

La Bruja y las tormentas

Las tormentas aun ocurrían en su vida, pero eran pocas y con bastante tiempo entre ellas, además de eso, se habían tornado considerablemente débiles.

Un Mago del Mundo Invisible

Como si todo eso fuera poco, también había conocido un Mago del mundo invisible, que la enseñó a ir al ojo de las tormentas, y encontrar Paz, en medio a los huracanes que algunas almas atormentadas creaban a su alrededor.


El Fuego Espiritual de la Bruja

Aprendió a bajar a los subterráneos de su caverna e desenterrar los conocimientos necesarios para solucionar las cosas; descubrió allí espejos, fórmulas y anillos de luz, con los cuales encendió el Fuego Espiritual en su corazón.

Esto le trajo una gran comprensión del mecanismo de la Fantástica Maquinaria del Universo, haciendo nacer en si misma, un Amor Mayor por todo y por todos los que estaban en su entorno, así como también por la humanidad y el Planeta como un todo.

El Espejo del karma

Sufrió mucho cuando encontró el espejo del karma, pues allí vio el reflejo en su interior de los defectos que traía consigo; despacio y con mucha paciencia, comenzó a retirarlos, pues estaban clavados en ella como si fueran grandes espinos.

Dicen que dolía cuando ella los arrancaba, pero que enseguida el alivio era tan grande, que inmediatamente comenzaba con otro.

Todavía existen in-números a ser retirados, y siempre corre el riesgo de que aparezcan nuevamente, entretanto, las cicatrices que ellos dejan, mantiene siempre a la bruja alerta, para que eso no vuelva a ocurrir.

La bruja pensaba que a pesar de su avanzada edad, de la cual ella ni se acordaba mas, nunca era tarde para retirar los espinos, pues en la Vida del Espíritu, siempre estamos en el comienzo.

Eso, al menos la reconfortaba, pues creía que tenía toda la Vida y seis meses más, para retirarlos todos.


Technorati : , , , , , ,

Un comentario

Página 1 de 1
  1. juaxix
    juaxix en | | Contestar

    Simplemente me encanta la magia 🙂
    Buena lectura.
    Congrats ^^

Dejar un comentario