Historia de la Bruja – Parte 3

 photo a casa da bruxa.jpg

“La Casita del Hornero Tiene Sala y tiene Alcoba”

Y la mía hasta tiene baño, porque aunque los Árboles me conocen como “Alondra” no soy exactamente un pajarito, entonces necesito de él.

Alondra viene del griego antiguo y significa “Protectora de la Humanidad; y yo que no entiendo ese concepto!
Un círculo se cierra…

“Muchos siglos más tarde desde la última vez que encontramos la bruja, ella ya había saneado sus necesidades financieras y había encontrado muchas formulas secretas con las cuales solucionaba gran parte de las cosas.

Los duendes habían crecido y la ayudaban mucho en todos los aspectos! Ella encontró sus hermanas de otras dimensiones que le enseñaron las formulas mágicas que necesitaba.

También existían otros seres que le enseñaron muchas cosas, preciosas perlas de sabiduría que aún no terminaba de ver.

 photo bruxa na caverna 1.jpg Hoy ella se prepara para una nueva aventura: ir para la gruta de la Sacerdotisa Azul con el propósito de  reencontrarse, pues está un poco perdida en medio a los acontecimientos.

En su camino hasta aquí encontró un par de “Guerreros del Lado Escuro de la Luna”, uno era su Alma  Gemela y el otro a su Otra Parte.

La relación no funciono con ninguno de los dos, aunque vivió intensamente con ellos las experiencias  que necesitaba, pero terminó; cuando todo estuvo consumado con cada uno y en su tiempo, percibió  claramente que era el momento de encerrarlas para poder continuar el Camino, como los Seres le  habían enseñado.

Ahora ella estaba viviendo un amor tempestuoso con un Mago poderoso, pero que no solamente no recordaba su propio origen como hijo de las estrellas como no quería hacerlo.

La bruja sabía que lo más probable es que terminaría la experiencia con él en un futuro muy distante, pero no se preocupaba con eso.

La casa de la bruja, la gruta de la Sacerdotisa Azul estaba casi pronta para recibirla en su gran aventura y ella ni podía imaginar como iría ser esta estadía en un lugar tan mágico.

 photo Escudo.jpgAunque los muebles y las cosas eran muy antiguas ella confiaba en que sabría crear una atmosfera mágica en aquel recinto, el cual seria de aquí en adelante su espacio sagrado.

Ningún problema podría atravesar aquellas puertas, ningún mal, nada de negativo, al menos era eso lo que ella deseaba y en lo que colocaría su mayor esfuerzo.

Todo estaba definido, el lugar de las cosas, el cómo hacer, como arreglar, como limpiar y consagrar.

Inclusive había un inmenso bosque en el cual construyó el Circulo de las Brujas para celebrar y reverenciar la Gran Madre.
Ni el Templo fue olvidado! Y aunque hacía tiempo que la bruja no lo visitaba por las visitas periódicas de los “Bandoleros del Camino” hasta poco tiempo atrás, él existía de hecho y la bruja pensaría en una forma de conectarlo con su mágica morada.

Mañana sería un gran día, el Mago amado por la bruja terminaría de arreglar lo que fuera necesario para que ella pudiera disfrutar del tan esperado reencuentro consigo misma.

 

Imagenes: alicepopkorn – lavandarsfield

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.