El Pasado, El Presente y El Futuro

Amanecer

Hojas, Flores y Frutos de un Nuevo Amanecer

Un amanecer que ya va lejos en sus pasos, pero que demora en aparecer, en hacerse visible; la Noche Oscura extiende sus garras en un inútil intento por aprisionar el nuevo día.

Los tiempos se encierran en sí mismos, menos el presente, pues él puede tomar otras direcciones, puede romper con el pasado y determinar otro futuro más ameno para quien se atreve a hacerlo.

Los Tiempos

El presente se mueve en la vertical, proporcionándonos la posibilidad de “n” elecciones: entre el micro y el macro cosmos, entre el Universo y nosotros, entre la Luz y las Sombras… Entre volar a un nuevo destino o hundirse en lo que no puede ser.

Solo en el presente somos libres, y en esa libertad radica nuestra vida, entretanto es de gran responsabilidad el hecho de ser libre, porque eso nos torna lo que queremos Ser a partir de nosotros mismos y no de lo que nos fue impuesto por el pasado.

El pasado es una gran telaraña y no es fácil soltarse de ella, pues nuestro yo pasado crea
nuestro yo presente y lo ata en la telaraña en un intento de protección y seguridad; eso genera un vacio en el futuro y dejamos de vivir por miedo e inseguridad.

Mejor vivir presos en la telaraña del pasado que arriesgarse y sufrir (pensamos).

Telaraña

Esa telaraña está hecha por nuestras creencias, por nuestros temores, por nuestros miedos. Miedo de cambiar, miedo de caminar, miedo de mostrarse, miedo de ser criticado, miedo de no ser aceptado.

Miedo de no cumplir con las expectativas de los otros, miedo de ser originales, miedo de no ser como los otros, miedo de no pertenecer a una “tribu”, miedo, miedo, miedo…

Miedo de la separación y de la muerte, pero irónicamente es todo eso lo que nos mantiene alejados de todo y de todos; y es ese enmarañado de miedos que nos mantiene presos en el pasado, impidiéndonos de vivir el presente, destruyendo así nuestro futuro.

-¿Como librarse de la telaraña?
-¿Cómo romper con ella?

Renacimiento, flores

¡Haciendo, actuando, mostrándose, apareciendo, resurgiendo… Renaciendo!

No se puede cambiar el pasado en el pasado, pero si se puede cambiarlo en el presente, con voluntad, con nuestra voluntad para nuestro Camino.

-Antes era así, pero ahora en el presente podemos hacer diferente, diferente de lo que era para ser y no queremos o no nos sirve.

A grandes problemas, grandes soluciones, una revolución se hace necesaria para romper con el pasado y plantar un futuro deseado.

Cada uno debe honrar sus ancestrales, pero eso no significa vivir como ellos, porque la Vida necesita seguir su curso según la Ley de Renovación.

Siempre buscamos la seguridad y el confort; salir de la telaraña, romper con ella, significa romper con esas dos cosas, con ese estado del ser.

Es seguro vivir en el miedo, atado al pasado, es confortable no moverse, es seguro evitar ser juzgados por nuestros actos, para eso solo necesitamos de la inmovilidad que la telaraña nos proporciona.

Frutos, Acebo

Pero esa inmovilidad nos lleva a la cristalización y primero morimos interiormente por la no-vida que elegimos; después la muerte nos alcanza y nos lleva en sus brazos para el seno de la Madre Tierra, para que podamos reconstruirnos e intentemos una vez más crear una espiral de vida real, un camino recto y sin final, un camino rumbo a la inmortalidad del cuerpo y del Alma, pero no del espíritu, porque él es la pequeña araña que teje la telaraña, era tras era prendiendo nuestro presente, alimentándose de nuestra energía mas densa: el miedo!

Porque él tiene miedo, miedo de dejar de existir, de dejar de ser.

Él es nuestro espejo y el miedo es reflejo de su miedo, entonces es necesario librarse de las ataduras del pasado, es necesario dejar de ser el reflejo de las experiencias anteriores para poder crear un nuevo camino de evolución.

Imagenes: Rodrigo_Solon
M. Martin VicenteHerbolario AlliumJKroz

Dejar un comentario