El Árbol de Navidad

El Árbol de Navidad

8 de Diciembre, Día de Armar el Árbol de Navidad

“Nosotros los habitantes del Hemisferio Sur, celebramos la Navidad durante el Solsticio de verano, la fiesta de la plenitud, de la Luz y de la fertilidad.

Los pueblos del Hemisferio Norte, desde los tiempos más remotos, celebraban en esta época una fiesta ritual del Solsticio de Invierno, y en medio a la larga noche glacial, adoraban el Fuego, el Sol, y las semillas de nuevas vidas, que germinaban en la oscuridad.

El Pino, simbolo de la Navidad

Al rededor de un pino -árbol que mantiene sus ramos verdes aún en el rigor del invierno -que simbolizaba la fe y la perseverancia, y que en un sentido Cósmico representa el Árbol de la Vida– los seres humanos depositaban los frutos de las cosechas (los regalos de hoy), festejando la abundancia de las mismas, en plena escasez del inverno.

Entonces, el Fuego Interior que reside en el corazón de cada uno, y clama por una respuesta de los Cielos, y por el retorno del Sol, recibe la gran Estrella de la Vida: el nacimiento de Jesús, que marcará la llegada de la Luz Solar, al fondo de la primitiva noche terrestre, y el reencuentro de la humanidad, con su origen y destino divinos.

La Estrella que los Magos siguen, los lleva al Pesebre, al centro de la vida psíquica, de la individualidad; pesebre, que simbólicamente representa el centro de gravitación de todos los corazones.

La Humanidad se torna Pesebre

La Navidad no representa solamente la fiesta dedicada a la memoria del nacimiento de Jesús, como también, marca el momento en el cual Él, se torna nuevamente niño, y la historia de la humanidad se torna pesebre.

En esta época, todo lo que hay en nosotros de la naturaleza de los pastores de Belen, y de la naturaleza de los Magos de Oriente, reacciona como otrora.

Los Reyes Magos de Oriente

Como pastores, nos arrodillamos delante del Niño, aceptando en Él, la Realeza Cósmica de la Humanidad, y como Magos, somos cautivados por la Estrella, y nos colocamos a camino con un poco de Incienso, de Mirra y de Oro, recogidos durante el año que se termina, y que transformamos en regalos, entregados a la Humanidad, simbolizada y representada por nuestros seres amados.

El Viejo Espírito de la Navidad

Hoy mas que nunca, la Humanidad necesita rescatar su sentido ético, y resucitar el Viejo Espíritu de la Navidad, celebrando de esta forma , la manifestación superior del espíritu humano, envolviendo-nos a todos en una armonía, que se extenderá a lo largo de nuestras Vidas.

En esta fiesta, en la cual la música, la Luz y las palabras que provienen del corazón, y que siempre estuvieron presentes en los rituales, y en las celebraciones que marcaron los paisajes de la existencia de la humanidad, deseo que junto con el brillo que emana de tu alma, adornes tu casa, en esta y en muchas otras Navidades.


Technorati : , , , , , , , , , ,

Un comentario

Página 1 de 1
  1. Anonymous
    Anonymous en | | Contestar

    hola que lindos arbolitossbesoss

Dejar un comentario